Stands de [email protected]

Gabriela Paterito Caac

Cestería

“La cestería kawésqar devela las historias de viajes por los canales, nuestros relatos míticos. Son testimonio tangible de una historia y cultura que se desvanece, pero que no quiere se olvide y perdure de cierta manera”.

Nací en la Isla Kalau, Canal Pictón en el archipiélago Wellington, un mundo definido como Kawésqar. Desde muy pequeña asumí la responsabilidad de ser la portadora del conocimiento y del saber de mi pueblo y hoy soy la única mujer que mantiene la cultura nómada cazador-recolector kawésqar. En 1975 comencé a contribuir en rescatar nuestra lengua y cultura junto con el etno-lingüista Óscar Aguilera. La palabra artesana no fue conocida como se conoce ahora. Antes las cosas se hacían de acuerdo a la necesidad que se tenía para transportar nuestros enseres. La vida de los kawésqar de Puerto Edén era nómada cazadora-recolectora. Transcurría recorriendo nuestro territorio que está constituido por canales, fiordos e islas. Al observar el entorno, aprendimos a sobrevivir en un entorno hostil y agreste. Así nació nuestra cestería. Con el tiempo y la llegada de chilenos, chilotes y navegantes extranjeros se comenzaron a utilizar como objetos de intercambio de bienes: alimento, ropa o cualquier cosa útil. En pleno siglo XXI los kawésqar de Puerto Edén mantienen sus costumbres de navegación, ya no en canoas, pero sí en embarcaciones que utilizan para trasladarse de un punto a otro para la cacería y recolección. En esos viajes, piezas como un canasto, C’apasjetana, son objetos preciados.

Brochure (PDF)