Stands de [email protected]

Juan H. Betancourt R.

Artesano en Cacho de Buey

“El material, el cacho de buey, me va indicando el diseño del trabajo que puedo realizar: todo depende de su porte, color y de su espesor”.

Este oficio lo aprendí mirando a mi viejito. Debo haber tenido unos diez años, pero me sentaba a verlo trabajar. Los primeros pasos que di fue martillar contra una piedra y, luego, pulir. A los trece años ya sabía todo el proceso para hacer un cacho chichero tradicional, típico chileno. La condición para ayudar a mi papá y aprender su oficio era seguir con los estudios; esa era la exigencia. Así y todo, entregado a este trabajo desde niño, me empecé a sentir artesano hace solo 22 años, cuando cambié mis paradigmas: cuando cambié una oficina por un taller, cuando cambié Arica por Santiago y me instalé en la casa taller de mis padres. Las piezas que voy creando nacen muchas veces de ideas que me dan las personas. Por ejemplo, los pinchos de cocktail fueron un pedido de una clienta alemana que me los encargó porque los utensilios de cacho de buey no cambian el gusto del queso, aceitunas ni de otras comidas. En cambio, el salero y pimentero resultaron de mi necesidad de crear algo que me permitiera ocupar los cuernos más pequeños. Con distintos utensilios de cocina armé un set que fue reconocido en la primera versión del Sello de Excelencia a la Artesanía que se entregó en 2008.

Brochure (PDF)