Stands de [email protected]

Marcelina Choque Castro

Textilería

“Tal y como hacían nuestras antepasadas, hilamos a mano. Torcemos, madejamos y lavamos la lana. Y luego hacemos los ovillos que trabajamos en el tradicional telar de cuatro estacas”.

Hace más de treinta años dejé mi natal Colchane y me fui a vivir a la comuna de Pozo Almonte, llevando conmigo un saber ancestral heredado: la textilería tradicional Aymara, que hoy desarrollo junto a otras cinco artesanas en una pequeña agrupación familiar llamada Taller Achauta. Para conseguir la lana de alpaca, cada dos años viajamos a Colchane, tres horas de ida y tres horas de vuelta, donde escarmenamos el vellón de nuestras propias alpacas. Tal y como hacían nuestras antepasadas, hilamos a mano. Torcemos, madejamos y lavamos la lana. Y luego hacemos los ovillos que trabajamos en el tradicional telar de cuatro estacas. Ponchos, frazadas, ruanas, chales, fajas y aguayos únicos, que preservan los motivos y diseños del pueblo Aymara, como franjas lisas y verticales, figuras geométricas, llamas, flamencos y flores. En el tejido tradicional Aymara, cada pieza requiere de su tiempo. Dos días para una bufanda, cuatro días para un chal y siete días si se trata de un poncho o una ruana. Una vez terminado el tejido, se lava cuidadosamente para luego dejarlo secar y darle el toque final: el planchado.

Brochure (PDF)