Stands de [email protected]

Nancy María Mamani

Textilería

“Dependiendo del diseño y las terminaciones, es el tiempo que le dedico a cada pieza que hago, sin apurar ningún proceso. Eso es lo que me gusta de ser artesana: que mi trabajo responde al ritmo de mis manos, que a su vez portan mi cultura Aymara”.

De mi abuela y mi madre, a los nueve años aprendí que en la textilería Aymara todo se trata de respetar los procesos: la fibra la obtengo después de viajar tres horas desde Pozo Almonte a Colchane, mi pueblo natal, donde crío a mis propias alpacas. Una hora, aproximadamente, me demoro en esquilarlas. De regreso en mi casa, durante los dos siguientes días me dispongo a hilar la fibra, a mano, tal y como hacían mis antepasadas. Tuerzo, lavo y tiño la fibra, con yerbas naturales del altiplano o anilina. Y en telar de dos o cuatro pedales creo tradicionales piezas de la textilería Aymara como ruanas, chales y ponchos, que no están listos hasta que los flecos están planchados y las hilachas eliminadas.

Brochure (PDF)